May 4, 2009

TIC, conocimiento, actividades económicas y estructura social

Un análisis transversal y en profundidad del impacto personal, económico y social de las TIC y de los flujos de información, comunicación y conocimiento se debe afrontar con unos objetivos puntuales, pasando de una concepción agregada de las tecnologías digitales y sus procesos de co-innovación a concepciones más específicas. En este sentido, cuatro dimensiones de análisis toman especial relevancia:

  1. el estudio pormenorizado de algunos elementos de valor, en especial los procesos de co-innovación;

  2. el estudio de sectores y tamaños relevantes de actividad productiva, tanto por su importancia intrínseca como por los efectos de arrastre que generan sobre el conjunto de la economía y la sociedad. Nos referimos, obviamente, al detalle de las actividades y usos de las TIC, núcleo de la economía del conocimiento, y a las organizaciones y redes de negocio de menor dimensión, pero también a las actividades de servicios, en especial el sector financiero, el sector publicitario y de los media, la sanidad y la administración pública;

  3. desde otra óptica, pero aún dentro de la esfera económica, hay que analizar las complementariedades en el desarrollo de las actividades de oferta y de demanda. En especial como los cambios en el consumo de las familias, en los mecanismos de inversión, en las relaciones exteriores, y en las prácticas individuales y sociales de los usos de las TIC retroalimentan la transformación productiva; y

  4. finalmente, pero ahora desde la vertiente social, cómo la dinámica personal y económica de los usos de las TIC y de los flujos de información, de comunicación y de conocimiento, acaba por transformar la estructura social, en particular el bienestar de las personas y las condiciones de desigualdad en la sociedad.